Colombia: Wayúus Request State Assistance to Stop the Death of Children in La Guajira

MARCHA PATRIÓTIA

La etnia Wayúu, en el Departamento de La Guajira solicitó al presidente Juan Manuel Santos, de manera urgente, decretar estado de excepción social, económica y ecológica, tras la muerte de más de 108 niños por sed y desnutrición en la región.

“Le solicitamos que como Presidente de la Nación, considerando las medidas cautelares reiteradas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, las recomendaciones de la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo en distintos informes, las diversas tutelas que ciudadanos han elevado al estado para la defensa del derecho al agua y a la vida declare el ESTADO DE EXCEPCIÓN”, aseguran miembros de Wayúu Unidos para la protección de una nación.

Exigieron la pronta intervención en esta crisis social y humanitaria que ya deja un saldo de 6 muertes de niños en el 2017, y que “está llevando a la desaparición de la nación étnica más grande de nuestro país”.

Los representantes de la comunidad Wayúu afirman que existe una “crisis humanitaria” por la falta de acceso de alimentos, agua y servicios de salud.

De acuerdo al periódico de los pueblos indígenas, Wayuunaiki, ya ascienden a 18 los casos reportados de desnutrición por el Comité de Derechos Humanos de la Guajira que no han sido atendidos este año, lo que podría incidir en el aumento de cifras de niños muertos en estas condiciones.

José David González, Coordinador del Comité de Derechos Humanos de la Guajira señaló que “cada vez son mayores las cifras de muertes a consecuencia de desnutrición crónica, cifra que reconocen las autoridades municipales y que aún no han atendido”. Muchos de los niños no pueden movilizarse a los centros de atención y permanecen en sus hogares, sin atención y a la espera de entes gubernamentales.

La problemática nutricional en el Departamento se debe a diversos factores como lo son el cambio climático, con temperaturas que alcanzan los 40 grados centígrados, el desempleo y la corrupción. Esta última el común denominador de los últimos cinco gobernadores, quienes han sido investigados por malversación de fondos dirigidos a la construcción de obras públicas como acueductos, saneamientos y servicios de salud.

Más del 50 por ciento de la población de La Guajira vive en pobreza extrema y sin acceso al agua potable y más del 90 por ciento de los niños indígenas que mueren por desnutrición alcanzan a tener un año de edad.

A pesar de esta dramática situación, el Gobierno colombiano no ha puesto en marcha de forma eficiente un plan que contribuya a mejorar los servicios médicos, de alimentación y de acceso al vital líquido. Las muertes son la evidencia del drama que se vive en este Departamento colombiano.

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

ROUGH TRANSLATION:
The Wayúu ethnic group, in the Department of La Guajira, urged President Juan Manuel Santos to urgently declare a state of social, economic and ecological exception after the death of more than 108 children due to thirst and malnutrition in the region.

“We ask that as the President of the Nation, considering the precautionary measures reiterated by the Inter-American Commission on Human Rights, the recommendations of the Office of the Attorney General and the Ombudsman’s Office in different reports, the various tutelages that citizens have elevated to the state for the defense of Right to water and life declare the STATE OF EXCEPTION, “say members of Wayúu United for the protection of a nation.

They demanded an early intervention in this social and humanitarian crisis that already leaves a balance of 6 child deaths in 2017, and which “is leading to the disappearance of the largest ethnic nation in our country.”

Representatives of the Wayúu community affirm that there is a “humanitarian crisis” due to the lack of access to food, water and health services.

According to the indigenous people’s newspaper, Wayuunaiki, there are already 18 reported cases of undernutrition by the Guajira Human Rights Committee that have not been attended this year, which could affect the increase in numbers of children killed in These conditions.

José David González, Coordinator of the Human Rights Committee of the Guajira said that “the number of deaths due to chronic malnutrition is increasing, a figure recognized by municipal authorities and not yet attended to.” Many of the children can not be mobilized to the care centers and remain in their homes, without attention and waiting for governmental entities.

The nutritional problem in the Department is due to several factors such as climate change, with temperatures reaching 40 degrees Celsius, unemployment and corruption. This last one is the common denominator of the last five governors, who have been investigated by embezzlement of funds directed to the construction of public works like aqueducts, sanitation and health services.

More than 50 percent of the population of La Guajira lives in extreme poverty and without access to potable water and more than 90 percent of indigenous children who die from malnutrition reach one year of age.

Despite this dramatic situation, the Colombian Government has not efficiently implemented a plan that would contribute to improving medical, food and access to vital services. The deaths are the evidence of the drama that is lived in this Colombian Department.

La etnia Wayúu, en el Departamento de La Guajira solicitó al presidente Juan Manuel Santos, de manera urgente, decretar estado de excepción social, económica y ecológica, tras la muerte de más de 108 niños por sed y desnutrición en la región.

“Le solicitamos que como Presidente de la Nación, considerando las medidas cautelares reiteradas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, las recomendaciones de la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo en distintos informes, las diversas tutelas que ciudadanos han elevado al estado para la defensa del derecho al agua y a la vida declare el ESTADO DE EXCEPCIÓN”, aseguran miembros de Wayúu Unidos para la protección de una nación.

Exigieron la pronta intervención en esta crisis social y humanitaria que ya deja un saldo de 6 muertes de niños en el 2017, y que “está llevando a la desaparición de la nación étnica más grande de nuestro país”.

Los representantes de la comunidad Wayúu afirman que existe una “crisis humanitaria” por la falta de acceso de alimentos, agua y servicios de salud.

De acuerdo al periódico de los pueblos indígenas, Wayuunaiki, ya ascienden a 18 los casos reportados de desnutrición por el Comité de Derechos Humanos de la Guajira que no han sido atendidos este año, lo que podría incidir en el aumento de cifras de niños muertos en estas condiciones.

José David González, Coordinador del Comité de Derechos Humanos de la Guajira señaló que “cada vez son mayores las cifras de muertes a consecuencia de desnutrición crónica, cifra que reconocen las autoridades municipales y que aún no han atendido”. Muchos de los niños no pueden movilizarse a los centros de atención y permanecen en sus hogares, sin atención y a la espera de entes gubernamentales.

La problemática nutricional en el Departamento se debe a diversos factores como lo son el cambio climático, con temperaturas que alcanzan los 40 grados centígrados, el desempleo y la corrupción. Esta última el común denominador de los últimos cinco gobernadores, quienes han sido investigados por malversación de fondos dirigidos a la construcción de obras públicas como acueductos, saneamientos y servicios de salud.

Más del 50 por ciento de la población de La Guajira vive en pobreza extrema y sin acceso al agua potable y más del 90 por ciento de los niños indígenas que mueren por desnutrición alcanzan a tener un año de edad.

A pesar de esta dramática situación, el Gobierno colombiano no ha puesto en marcha de forma eficiente un plan que contribuya a mejorar los servicios médicos, de alimentación y de acceso al vital líquido. Las muertes son la evidencia del drama que se vive en este Departamento colombiano.

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

Advertisements