Venezuela, Guyana and the Transnationalization – US Occupation of Esequibo

By Franco Vielma


The dispute between Venezuela and Guyana regarding the Esequibo has taken a significant turn with the beginning of transnationalization of contested land and territorial waters. What follows is an outline of the most profound issues involved.

In 2013 Venezuelan authorities detained the ship Teknik Perdana with five U.S. citizens on board. The ship, operated by the U.S. company Anadarko Petroleum Corp., was sailing near the island of Margarita carrying out petroleum exploration – seismic activities to determine quantities of hydrocarbon resources — in waters disputed by Venezuela and Guyana. The Venezuelan authorities justified their actions saying that the detained ship had entered our territorial waters without our permission.

The government of Guyana accused the Venezuelan navy of detaining the ship within its waters and called the incident a “threat to peace” in the region. The Guyanese ministry “energetically condemned” the event that occurred in the waters in dispute between the two South American countries. Caracas refuted the allegations of Guyana that one of its patrol boats had detained the ship in Guyanese waters and, on the contrary, demanded a “satisfactory explanation” from the neighboring government for its allowing ships to transit in what are considered territorial waters of Venezuela’s Exclusive Economic Zone.

This incident occurred against the background of what has been a shift in policy on the part of Guyana, which now focuses on the exploitation of land and territorial waters, which Venezuelans consider ours, that were stripped from us by the United Kingdom by way of the Paris Arbitration Award in 1899 (regarding the boundary between the colony of British Guiana and the United States of Venezuela).

Resources of the Guayana Esequiba

A publication on the U.S. State Department web site in February of this year describes the existence of a joint Guyana-Surinam petroleum basin which holds, according to figures provided by the United States Geological Survey, the potential to become “the second largest among unexplored petroleum basin reserves in the world,” with estimates (to date) of some “15 billion recoverable barrels of petroleum reserves and 42 trillion cubic feet of gas.” It is not specified, by this source, whether the reserves are concentrated in waters or solid ground.

The United States, through its “beachhead” Exxon Mobil, and with the intervention of the new government of Guyana, headed by David Arthur Granger (a retired military general trained in the United Kingdom and further educated in the United States) have taken up the concrete task of exploiting the contested waters, placing such activities within the framework of U.S. strategic energy policy.

As articulated by the U.S. State Department, an active collaboration exists between Guyana and the United States to achieve their goal. According to the working plan of the Energy Governance and Capacity Initiative – an administrative program for the implementation of U.S. transnational energy policy – Guyana and the United States have developed a working plan involving the U.S. offer of “a wide range of technical and capacity building assistance for Guyana, which seeks to develop financial and regulatory systems aimed at resolving problems of leadership capacity to maximize possibilities for the development of potential oil and gas resources at sea.”

In other words, this is a U.S. government policy of systematic exploitation and transnationalization of the Esequibo, utilizing all necessary financial and technical resources toward that end. However, this situation is rife with sweeping complexities. The global competition for natural resources is one of the most significant elements of the dynamics of modern day capitalism and its logic of accumulation. South America, due to the magnitude of strategic resource reserves that it possesses and its historical position of being a region of export of prime resources, plays an important role in this competition. Guyana cannot escape this reality.

Guyana enters the order of nations as a “hydrocarbon possessing” country, adapting itself in a concrete manner with the strategic policy of the United States’ treatment and control of raw materials as outlined in its “2012 National Security Strategy,” which projects the U.S. as the center of power over essential sources on a planetary level. Guyana has become an element of particular U.S. interest only in regard to hydrocarbons, notwithstanding the possibilities for exploitation by the United States of strategic mineral resources also found in the Esequibo, such as coltan, uranium and gold, quantities of which have not yet been publicly and clearly determined in the region.

The transnationalization and occupation of the Esequibo

Guyana delegates the exploitation of resources in dispute with Venezuela to a foreign power and corporation, and this, given its legal inconsistencies, brings up an important contention. In 1966, Venezuela and Guyana signed the Geneva Agreement, the only valid agreement which governs the bi-national negotiations relating to the contested territories. The Geneva Agreement is a temporary agreement designed to arrive at a definitive solution — many define it as “an agreement to reach an agreement” – and although it invalidates the 1899 arbitration award, the status quo which stemmed from that arbitration remains in place. Therefore, the area contested by Venezuela falls under the authority of the government of Guyana until a different solution is reached according to the agreement. Guyana utilizes this interpretation to justify the legality of resource exploitation in the disputed lands and waters.

But on the other hand, the same Geneva Agreement calls for the creation of a bi-national Joint Commission, which is not active at the present time. Guyana has had a lot to do with the non-existence of said commission, given that it enforces a framework of decision making and responsibilities that contravene the interests of Guyana in the exploitation of natural resources of the reclamation zone.

One of the main responsibilities of the Joint Commission is to carry out the mandate of Article V (2) of the current agreement, which refers to the creation of “rights of sovereignty in said territories”. The exploitation of resources on a territory would be, by reasons of comparative international rights, an exercise of the “right of sovereignty”. Without a Joint Commission that authorizes such actions, resource exploitation in the Esequibo is illegitimate. The Joint Commission would legitimate decisions agreed upon with the signatures of the heads of state of both countries.

The United States, via Exxon Mobil, carries out the exploitation of the sea and contested resources. In regard to the infringement of Venezuelan sovereignty, Monica Bruckmann, sociologist and professor of the Federal University of Rio de Janeiro, explains the underlying issues in one of her publications on natural resources and geopolitics: “The global dispute over natural resources and their economic and scientific administration raises a broad range of conflicting interests in the region, demonstrating at the least two conflicting projects: the assertion of sovereignty as a basis for national development and regional integration and the reorganization of the hegemonic interests of the United States on the continent.”

The U.S. readjustment in South America now presents itself establishing its “Energy Security Zone, projecting itself toward the Venezuelan Atlantic, as the waters where Exxon is operating have been ruled as Venezuelan Comprehensive Atlantic Maritime Defense zones, according to a decree published May 27, issued by the Venezuelan government as an equivalent response to Guyana’s inclination to exploit contested resources.

But the complexity of this situation also includes distinctive features of Exxon Mobil’s financial, technological and operational approach and positioning in the transgressed Venezuelan waters. Exxon is a transnational corporation known worldwide for operating in territories that are occupied, contested or in the midst of civil war. While Saddam Hussein was being chased down for capture and execution in Iraq, Exxon directed its efforts to develop operations at the hands of Halliburton. In Libya they are accused of providing support and cooperation with mercenaries that today are in control of the country’s oil installations. The accusations are countless.

Exxon is accustomed to carrying out operations accompanied by a “security component” – a euphemism for injecting paramilitary mercenary forces on the ground. This points to the huge possibility for the placement of foreign paramilitary forces in occupied Venezuelan waters and ground support areas.

On the other hand, as usually happens in major petroleum deals that the United States cuts with crude oil possessing nations, almost all of the exploitation of virgin basins (as is the case of the waters of the Esequibo) involves the expansion and enlargement of the areas of exploitation. This infers the possibility for short term development of new areas of exploration and subsequent exploitation on solid ground, needless to say, on land within the reclamation zone. If Exxon broadens its logistic capacities on the ground, its security component will do likewise, which will constitute the de facto outright U.S. paramilitary occupation of the Esequibo.

Almost all oil agreements elaborated by the United States include the military component. That is, we are facing the probability of not only military occupation and transnationalization of the Esequibo but also its occupation by conventional forces of the United States.

The U.S. security strategic policy outlined in its “2012 National Security Strategy Plan” provides for the “protection” and “safeguarding” of U.S. assets on an intercontinental level. The plan consists of a manual to be employed worldwide which designates the responsibility of the United States to act in favor of the protection of public and private property and persons of the United States throughout the world against all threats, declared or unexpected. Under this legislation the United States intrudes in territorial waters around the world. It does so in the Horn of Africa against Somali piracy with the frequent use of force if any of its assets are compromised.

In other words: If Venezuela detains a U.S. ship attempting to extract resources in our Comprehensive Atlantic Maritime Defense zones, the U.S. Navy assumes the legal authority to act with the use of force. And therein lies the crux of the matter: a scenario of war is more likely with the United States itself than with Guyana, which lacks certain military assets to diligently occupy and safeguard the contested waters.

Another issue to consider is the likely expansion of the areas of illegal exploitation of resources of the Esequibo to the vicinity of the Esequibo River, the ultimate natural line of demarcation of the disputed territories. It is very likely that this could occur with the injection of the paramilitary component and elements of the regular U.S. forces – read this well — with military bases located a mere three minutes of flight time away from Ciudad Bolivar and 20 minutes from Caracas. We’re talking about a scenario in which Venezuela is flanked on its Atlantic coast and its eastern border, with our Esequibo put to use as an aircraft carrier and base of operations projecting into Venezuelan energy security zones such as the Orinoco Oil Belt.

In the warmongering run-up to occupation and usurpation of our territories, in Venezuela we have come to terms with the weapons of politics, reason and history. But the situation is changing; they want to provoke us into a war. Another thing is certain: These are not those times in which Andrés Eloy Blanco pointed out that we had lost of fifth of our territory “without firing a single shot”.

Transnacionalización y ocupación del Esequibo: lo que hay detrás

Por Franco Vielma

La disputa entre Venezuela y Guyana con respecto al Esequibo ha dado un giro significativo con el inicio de la transnacionalización del territorio y el mar territorial en disputa. Lo que sigue es una descripción de las cuestiones más profundas al respecto.

En 2013 las autoridades venezolanas detuvieron el barco Teknik Perdana con cinco ciudadanos estadounidenses a bordo. El buque llevaba a cabo una exploración en aguas disputadas por Venezuela y Guyana. El barco detenido era de exploración petrolera y operada por la compañía estadounidense Anadarko Petroleum Corp. Navegaba cerca de la isla de Margarita, realizando actividades de “sísmica”, que no es otra cosa que la exploración y cuantificación de recursos hidrocarburos. Las autoridades venezolanas justificaron sus acciones diciendo que el buque detenido había entrado en nuestras aguas territoriales sin nuestro permiso.

El gobierno de Guyana acusó a la Armada venezolana de detener en sus aguas al barco y calificó el incidente de “amenaza para la paz” en la región. La cancillería guyanesa “condenó enérgicamente” el suceso ocurrido en aguas disputadas entre ambos países sudamericanos. Caracas rechazó a su vez las acusaciones de Guyana de que una de sus patrullas hiciera una detención en aguas guyanesas y, al contrario, le pidió una “explicación satisfactoria” al gobierno vecino por permitir el tránsito de embarcaciones en las que consideran aguas de su Zona Económica Exclusiva.

Este evento fue referencia a lo que ha sido un giro en la política de Guyana, que ahora se apresta al aprovechamiento de recursos en territorios y aguas que los venezolanos consideramos como nuestros, despojados de nuestro país por Reino Unido mediante el Laudo Arbitral de París en 1899.

Los recursos en la Guayana Esequiba

Según una publicación en el sitio web del Departamento de Estado de Estados Unidos, con actualización en febrero de este año, se reseña la existencia de una cuenca petrolera conjunta Guyana-Surinam, la cual tiene, según cifras aportadas por The United States Geological Survey (Servicio de Geología de Estados Unidos; Usgs, por sus siglas en inglés), el potencial de ser “la segunda reserva en cuencas inexploradas del mundo” sobre la estimación (hasta la fecha) de unas reservas probables de “15 mil millones de reservas de petróleo recuperable y unos 42 billones de pies cúbicos de gas”. No se especifica, al menos en esta fuente, si tales reservas se encuentran concentradas en aguas o en tierra firme.

EEUU, por medio de su “cabeza de playa” Exxon Mobil, y de la mano del nuevo gobierno de Guyana, dirigido por David Arthur Granger (un general retirado formado en Reino Unido y con cursos en EEUU), asumen la tarea concreta de explotar las aguas en reclamación, enmarcando tales actividades en la política estratégica energética norteamericana.

Según lo señalado desde el Departamento de Estado Norteamericano, existe una colaboración activa entre Guyana y EEUU para tales fines. De acuerdo al plan de trabajo del Energy Governance and Capacity Initiative (Egci) –una instancia para el abordaje de la política energética transnacional norteamericana–, Guyana y EEUU han desarrollado un plan de trabajo que consiste en el ofrecimiento del gobierno de Estados Unidos “de una amplia gama de asistencia técnica y creación de capacidad para Guyana, la cual busca desarrollar regímenes financieros y regulatorios a los fines de solucionar problemas de capacidad de dirección que maximicen el potencial de desarrollo de los recursos potenciales de petróleo y gas en alta mar”.

Dicho de otra manera, se trata de una política del gobierno de Estados Unidos la explotación y transnacionalización sistemática del Esequibo, prestando todos los recursos financieros y técnicos para eso. Pero esta situación comprende complejidades de mayor amplitud. La disputa global por los recursos naturales es uno de los elementos más significativos de la dinámica del capitalismo contemporáneo y de su lógica de acumulación. América del Sur es un espacio importante de esta disputa por la dimensión de las reservas de recursos estratégicos que posee y por su condición histórica de ser una región exportadora de materias primas. Guyana no escapa a esta realidad.

Guyana entra al concierto de naciones como país “poseedor de hidrocarburos”, articulándose de manera concreta con la política estratégica norteamericana de abordaje y control de materias primas y energía, previsto así en su “National Security Estrategic Plan 2012” que proyecta a EEUU como centro de poder sobre las fuentes fundamentales a escala planetaria. Sólo en el aspecto de los hidrocarburos Guyana pasa a ser un elemento de particular interés norteamericano, descontándose con esta afirmación las posibilidades de aprovechamiento por parte de EEUU de los recursos minerales estratégicos que también se encuentran en el Esequibo, como el coltán, el uranio y el oro, cuyos volúmenes en la región no han sido determinados pública y transparentemente.

La transnacionalización y ocupación del Esequibo

Guyana delega a una potencia y a una corporación extraterritorial la explotación de recursos en disputa con Venezuela, y esto reviste una importante polémica dadas sus inconsistencias legales. En 1966, Venezuela y Guyana firmaron el Acuerdo de Ginebra, único acuerdo vigente que rige la negociación binacional sobre los territorios en reclamación. El Acuerdo de Ginebra es un acuerdo transitorio para llegar a una solución definitiva, muchos lo definen como “un acuerdo para llegar a un acuerdo”, y aunque invalida el laudo de 1899, se mantiene el statu quo que de él derivó. Por lo tanto, el área en reclamación por Venezuela se encuentra bajo la autoridad del gobierno de Guyana hasta que no se resuelva algo diferente conforme al Tratado. Sobre esta interpretación, Guyana justifica la legalidad de la explotación de recursos en las aguas y tierras en disputa.

Pero por otro lado, el mismo Acuerdo de Ginebra dispone la creación de una Comisión Mixta binacional, que en estos momentos se encuentra desactivada. Guyana ha tenido mucho que ver en la inexistencia de dicha comisión actualmente, dado que ella ejecuta un marco de decisiones y competencias que contravienen el interés de Guyana de explotar recursos naturales en la zona en reclamación.

Una de las competencias fundamentales de dicha Comisión es la de activar lo dispuesto en el artículo V, numeral 2, del acuerdo vigente, el cual se hace referencia a la creación de “derechos de soberanía en dichos territorios”. La explotación de recursos en un territorio sería, por cuestiones del derecho internacional comparado, un ejercicio del “derecho a la soberanía”. Sin una Comisión Mixta que autorice tales actos, la explotación de recursos en el Esequibo es espúrea. La Comisión Mixta refrendaría las decisiones acordadas con la firma de los mandatarios de ambos países.

EEUU por medio de Exxon Mobil asume el aprovechamiento de mares y recursos en disputa. Sobre la vulneración de la soberanía venezolana y de la integridad territorial de Venezuela, Mónica Bruckmann explica las cuestiones de fondo en una de sus publicaciones sobre recursos naturales y geopolítica: “La disputa global por los recursos naturales y su gestión económica y científica, abre un amplio campo de intereses en conflicto en la región evidenciando, por lo menos, dos proyectos en choque: la afirmación de la soberanía como base para el desarrollo nacional e integración regional y la reorganización de los intereses hegemónicos de Estados Unidos en el continente”.

El reacomodo de EEUU en Sudamérica se produce ahora afianzando su “Área de Seguridad Energética”, ahora proyectándose hacia el atlántico venezolano, pues las aguas en las que Exxon realiza labores han sido decretadas como áreas de Defensa Integral Marítima Atlántica de Venezuela, según decreto publicado el pasado 27 de mayo, emitido por el Gobierno venezolano como respuesta equivalente a la disposición de Guyana de aprovechar recursos en disputa.

Pero la complejidad de esta situación comprende también las particularidades de Exxon Mobil en su abordaje y posicionamiento financiero, logístico, tecnológico y operacional en las aguas venezolanas violentadas. Exxon es una transnacional mundialmente conocida por operar en territorios ocupados, en disputa o en guerra civil. Mientras en Irak, Saddam Hussein era perseguido para ser capturado y ejecutado, Exxon ya colocaba sus activos para desarrollar operaciones de la mano de Halliburton. En Libia son acusados de prestar apoyo operacional y mantener colaboración con mercenarios que hoy controlan las instalaciones petroleras de dicho país. Las denuncias son incontables.

Exxon suele realizar operaciones acompañándose de un “componente de seguridad”. Un eufemismo para lo que es poner en el terreno a fuerzas mercenarias paramilitares. Esto apunta a la enorme posibilidad de la colocación de fuerzas paramilitares extraterritoriales en las aguas venezolanas ocupadas y en los puntos de apoyo en tierra.

Por otro lado, como suele pasar en los acuerdos macropetroleros que EEUU realiza con los países poseedores del crudo, casi toda explotación de cuencas vírgenes (como es el caso de las aguas del Esequibo) implica la expansión y prolongación de las áreas de explotación. Esto infiere la posibilidad del desarrollo de nuevas áreas de exploración y posterior explotación en tierra firme en un corto plazo, vale decir, en las áreas de tierra firme de la zona en reclamación. Si Exxon amplía sus capacidades logísticas en el terreno, así lo hará su componente de seguridad, lo cual constituiría de hecho la abierta ocupación paramilitar norteamericana del Esequibo.

Casi todos los acuerdos petroleros desarrollados por EEUU traen consigo el componente militar. Es decir, estamos ante la probabilidad no sólo de la ocupación paramilitar y transnacionalización del Esequibo, sino también de su ocupación por fuerzas convencionales norteamericanas.

La política estratégica de seguridad norteamericana prevista en su “National Estrategic Security Plan 2012” supone la “protección” y “aseguramiento” de los activos de EEUU a escala intercontinental. El mencionado plan consiste en un manual a ejecutarse a nivel global, que señala la atribución de EEUU de actuar en favor de la protección de los bienes y personas públicos y privados estadounidenses en todo el mundo contra cualquier amenaza declarada o súbita. Bajo esta legislación EEUU actúa violando aguas territoriales en todo el mundo. Así actúan en el Cuerno de África contra la piratería somalí, con el frecuente empleo de la fuerza si uno de sus activos se ve comprometido.

Dicho de otra manera: si Venezuela vuelve a detener alguna embarcación gringa en nuestra Área de Seguridad Integral Marítima Atlántica que pretenda extraer recursos, la armada norteamericana se asume legalmente facultada para actuar con el uso de la fuerza. Y he ahí la cuestión de fondo: un escenario bélico es más probable con el propio EEUU que con la misma Guyana, la cual carece por sí sola de ciertos activos militares para ocupar y asegurar palmo a palmo las aguas en disputa.

Otra cuestión a considerar es la probable expansión de las áreas de aprovechamiento ilícito de los recursos del Esequibo, hasta las cercanías del río Esequibo, la línea de demarcación natural fundamental que delimita los territorios en disputa. Es muy probable que esto suceda con la colocación del componente paramilitar y con la colocación de elementos de las fuerzas regulares norteamericanas, léase bien, con bases militares a tres minutos de vuelo hasta Ciudad Bolívar y a 20 minutos hasta Caracas. Nos referimos al escenario de flanquear a Venezuela por el Atlántico y por el oriente venezolano, con el empleo de nuestro Esequibo como portaviones y base de operaciones con proyección a las áreas de aseguramiento energético venezolano, como la Faja Petrolífera del Orinoco.

En un preámbulo belicista de ocupación y usurpación de nuestros territorios, en Venezuela asumimos tomar las armas de la política, la razón y la historia a cuestas. Pero la situación está cambiando, nos quieren hacer “pisar el peine” de la guerra. También otra cosa es cierta: no son estos tiempos aquellos en los que Andrés Eloy Blanco señaló que habíamos perdido una quinta parte de nuestro territorio “sin disparar un solo tiro”.

Venezuela vs Guyana: la guerra por el Esequibo


El reciente planteamiento estratégico marítimo venezolano sobre la fachada atlántica del Esequibo supone, sin dudas, una audaz jugada en el tablero de ajedrez territorial. ¿Ante qué estamos?

Por Franco Vielma

Este tema, que aún no tiene el debido posicionamiento en el espectro de la opinión pública venezolana, trae consigo pronunciados bemoles en lo político y en la cuestión de la soberanía venezolana, basada ésta en su reivindicación histórica sobre el Esequibo o la Guayana Esequiba. Necesario es conocer los antecedentes fundamentales en esta importante cuestión geopolítica y territorial de Venezuela y luego reseñar otras cuestiones de fondo.

Algunos antecedentes a saber

  • Durante más de 100 años, Venezuela ha denominado “Zona en reclamación” a una enorme porción territorial de 159.500 Km2, repleta de inestimables recursos minerales y de posición marítima geoestratégica, que es hoy considerada en la República Cooperativa de Guyana como el 70% de su territorio. Guyana sostiene que un tribunal laudó el litigio en su favor en 1899, en concreta referencia al afamado Laudo Arbitral de París, que despojó a Venezuela del Esequibo. En aquel momento el fallo se realizó a favor de Reino Unido, el imperio de la época, por presiones y procedimientos injustos contra Venezuela. El Reino Unido era el propietario en aquel momento de la otrora “Guyana Británica”.
  • Venezuela denuncia tal decisión ante la ONU pero en 1962 obtiene avances concretos consignando documentos que prueban que la decisión de 1899 contenía vicios de nulidad. Este evento conllevó a la firma del denominado Acuerdo de Ginebra, el 17 de febrero de 1967, entre ambas partes más la presencia del gobierno local de Guyana Británica, próxima a recibir la independencia, momento en el cual sustituiría a Reino Unido en la cuestión del diferendo territorial con Venezuela.
  • Actualmente el diferendo territorial está en manos del Secretario General de las Naciones Unidas en el marco del Acuerdo de Ginebra. Este litigio sólo incluye a Venezuela como parte demandante y a la República Cooperativa de Guyana, excluyéndose de éste al responsable, Reino Unido, el cual tiene una demostrada estela de inconsistencias territoriales y despojos en su largo historial de colonialismo y robo de tierras en todo el mundo.
  • De acuerdo al Decreto 1.787 de fecha 26 de mayo de 2015, promulgado por el presidente Nicolás Maduro Moros en Consejo de Ministros y publicado en la Gaceta Oficial Ordinaria 40.669 de fecha 27 de mayo de 2015, se crean y activan las Zonas de Defensa Integral Marítimas e Insulares (Zodimain); ahora lo que se conoce como la “Fachada Atlántica de Venezuela” pasa a ser definida por la Zodimain Atlántica, dejando ahora a la República Cooperativa de Guyana sin salida al Atlántico.
  • Venezuela articula una estrategia audaz al replantear sus Zonas de Defensa Integral Marítimas, luego de darse a conocer la noticia de que en lo que serían las aguas del Esequibo venezolano, hoy la empresa Exxon Mobil realiza exploraciones petroleras con permiso del Gobierno guyanés, encontrándose una inestimable (hasta ahora) cantidad de recursos de hidrocarburos. Esto no es enteramente nuevo. En 2013, la Marina de guerra venezolana retuvo brevemente al buque de investigación sísmica Teknik Perdana, que había sido contratado por la petrolera con base en Texas Anadarko Petroleum, para examinar el fondo del mar de la zona.
  • El Gobierno de la República de Venezuela respondió a los múltiples abusos cometidos por la República Cooperativa de Guyana con la promulgación y puesta en vigencia del Decreto 1.787 de fecha 26 de mayo de 2015, en donde ahora los guyaneses, que han venido pretendiendo bloquear la salida por el Atlántico a Venezuela, son ellos quienes se verán sometidos bajo la Zodimain Atlántica y sin salida directa al Atlántico, tomando en cuenta el Laudo Arbitral entre Guyana y Suriname del 17 de septiembre de 2007 (donde Suriname le cerraría la salida al Atlántico por el Este a Guyana).
  • El Gobierno guyanés ha respondido hasta el momento con la suspensión de los vuelos de la estatal venezolana Conviasa hasta Georgetown (capital de Guyana). También con el anuncio de llamar al embajador venezolano para que diera una explicación sobre el Decreto. “Estaremos llamando al embajador (de Venezuela) para explicar qué significa (el decreto sobre los límites marítimos) y para expresar nuestra preocupación por esta escalada en un intento de larga duración para lograr por medios cuestionables lo que Venezuela no ha podido lograr con estrategias diplomáticas y legales internacionalmente aceptadas”, declaró a la AFP, sin precisar la fecha de la convocatoria.
  • La cancillería de Guyana anunció que ese país continuará -“sin inmutarse”- desarrollando el aprovechamiento de recursos y llevando adelante la exploración y probable explotación petrolera en las aguas en disputa. También señalaron que “Cualquier intento de la República Bolivariana de Venezuela de aplicar ese instrumento de modo extra-territorial será vigorosamente resistido por la República Cooperativa de Guyana”, en una clara alusión al uso probable de la fuerza de encontrar embarcaciones venezolanas haciendo respetar la Zona de Defensa Marítima e Insular Atlántica.

Cuestiones políticas de fondo

Venezuela asume la facultad de navegar lo que la mayoría de los venezolanos hemos considerado durante más de 100 años nuestra fachada atlántica del Esequibo, nuestras aguas territoriales que nos fueron despojadas en 1899 por la acción del imperio de la época y por el entreguismo cuartorrepublicano que, durante décadas, mantuvo desactivados todos los instrumentos del derecho internacional para reestablecer la integridad territorial de Venezuela.

Sólo en momentos intermitentes, el Gobierno venezolano asumió consistentemente el abordaje del Esequibo, quedando luego dilatadas las decisiones de asumir esa negociación, viéndose nuestros gobiernos lacayos silenciados y sometidos por órdenes de los amos del poder en el norte. He ahí que luego del Acuerdo de Ginebra en la materia en 1967, poco se ha hecho en el abordaje concreto de tan importante diferendo.

Desde la llegada de la Revolución Bolivariana los gobiernos de Guyana y Venezuela en años recientes han dispuesto utilizar los buenos oficios, descongelando así la situación de estancamiento que había desde 1967, es decir, desde casi toda la época del puntofijismo. Esta relación tuvo un giro político gracias a Chávez, quien instrumentó las armas de la política dejando de lado aquellas propias de los regímenes belicistas.

En 2010 ambos países asumieron la figura del “Buen Oficiante”, cuya labor consiste en asumir las funciones de mediador y aproximar a ambos gobiernos para que éstos den con una solución satisfactoria para las partes. El último “Buen Oficiante” fue el jamaicano Norman Girvan, propuesto por ambos gobiernos en 2010 y aceptado por el Secretario General de la ONU, pero Girvan falleció en abril de 2014 y hasta la fecha no se ha nombrado a uno nuevo. En palabras del mandatario guyanés en 2010, Bharrat Jagdeo, las relaciones dan un giro gracias a la “amplitud de mente” de Chávez, señalando: “Hemos podido colocar nuestras relaciones más allá de los problemas fronterizos para trabajar en áreas vitales para el desarrollo de ambos países”.

Quizás posponiendo la pugna territorial para aspirar a intereses supraterritoriales mucho mayores, inspirados en lo político y en la necesidad de la integración sudamericana expresada en la Unasur y en la Celac, Venezuela no aborda militarmente el tema del Esequibo, agotando todas las instancias políticas y todos los ámbitos de diálogo. Pero la situación ha cambiado.

El Gobierno de Guyana, luego de advertencias, asume transnacionalizar la franja marítima que los venezolanos reclamamos colocándola en manos de la empresa petrolera norteamericana más grande del mundo, Exxon Mobil, la cual asume todas sus capacidades logísticas para posicionarse sobre una franja de incontables recursos.

Este giro político por parte de Guyana se debe al ascenso al poder de un régimen de corte militarista liderado por David Arthur Granger, un General retirado, líder de la derecha de Guyana, formado en Reino Unido y con cursos especiales en Estados Unidos, destacándose entre ellos los que realizara en la National Defense University, de Washington DC y otros asociados al terrorismo, en la Universidad de Florida.

La República Cooperativa de Guyana, una república que nace con tendencia política de centroizquierda, se deslindó de todo proceso internacionalista de corte progresista en era reciente dada la disputa histórica con Venezuela, pero también a la derechización de su orden político, el cual sigue manteniendo los vestigios históricos del coloniaje y su inercia política con la Commonwealth (Comunidad Británica de naciones). Pese a formar parte de la Unasur, creación de Venezuela, Guyana, casi recibiendo órdenes superiores, ha mantenido la espalda a Venezuela de manera perenne.

¿Ante qué estamos?

Muchos indicios indican que Venezuela está actuando de manera proporcionada a las acciones de Guyana, dado que dicho país está colocando activos para el aprovechamiento de recursos naturales en una zona declarada en disputa y cuyas negociaciones se encuentran estancadas. Algo que podría considerarse similar al caso de las Malvinas y que es una referencia en el derecho internacional.

Al asumir que la fachada atlántica del Esequibo es un área de Defensa Integral Marítima para Venezuela, no sólo se asume la proyección estratégica de Venezuela al Atlántico (la cual ha estado parcialmente bloqueada), sino que se genera al mismo tiempo una ruptura a la distensión política que ha existido en las últimas décadas, dadas las acciones de Guyana. Esto obliga a los dos países, ahora sí, a sentarse y definir una ruta de acuerdos.

Exxon Mobil tiene un historial largo de explotación de recursos en zonas ocupadas, también de mercenarización de los territorios para asumir hegemonías territoriales. El poder transnacional de la Exxon es también de carácter militarista, y Blackwater -ahora Academi-, la corporación mercenaria más grande del mundo, es su brazo paramilitar. Entender la movida de Venezuela implica proyectarnos más allá de la cuestión del Esequibo como diferendo territorial.

Si consideramos al Esequibo como venezolano, debemos considerarlo también una zona ocupada, una parte integral del territorio venezolano bajo control militar extranjero, bajo control político de un Gobierno de derecha, y ahora bajo explotación de una transnacional militarista. La nueva etapa en la ocupación del Esequibo da cuenta de que la mercenarización y ocupación de una fuerza extraterritorial en las aguas y probablemente en el suelo Esequibo venezolano es una realidad probable, y un escenario que obliga a Venezuela a hacer un replanteamiento estratégico, como sucede justo ahora.

Venezuela no es un país militarista y expansionista, pero sí soberanista. Nuestras fuerzas militares no tienen el perfil de ser unas fuerzas de ocupación, pero sí de protección integral de nuestro suelo. He ahí que el diálogo y los instrumentos de la política han sido la prioridad para el abordaje del Esequibo, para evitar con esto detonar una guerra fratricida territorial en pleno siglo XXI. Pero la situación está cambiando. Y la responsabilidad no recae en Venezuela.

Se trata ahora de proteger la integridad territorial venezolana, inhibiendo el desarrollo de “cabezas de playa” por la franja atlántica y por el Esequibo territorial. Se trata de contener el posible preámbulo de una mercenarización de nuestra “Zona en Reclamación” y de la entrada de una potencia paramilitar transnacional extraterritorial para el aprovechamiento de recursos en disputa. Se trata ahora de contener un conato de confrontación por órdenes a Guyana, provenientes de factores hegemónicos superiores.

Los enemigos de la integración y del peso político de Venezuela en la región quieren, entre las naciones del sur, una pelea de perros. Pero en Venezuela contamos con las armas de la política, la historia y la razón.


Related:
Venezuela and Guyana Defining Territorial Boundaries Peacefully
The Truth About Halliburton in Venezuela